Adrián Yanes

01100110011100100110010101100101011001000110111101101101

Hotel California

leave a comment

En efecto, esto ha estado muy parado en las últimas semanas, pero lo cierto es que el último mes ha sido frenético.
Finalmente me he mudado de Finlandia a Estados Unidos (California) y el cambio ha sido como poco… intenso.

Justo hoy hace un mes que me asenté en Silicon Valley. Tras más de tres años viviendo en Finlandia, todos los detalles e implicaciones personales que tiene moverse no solo de país sino de continente, son toda una experiencia. Al final la metodología de mantener mis pertenencias en cantidad y tamaño que sean siempre transportable en un viaje unipersonal ha funcionado, y la mudanza ha sido coser y cantar (no nos engañemos, cuatro cajas tampoco dan mucho que hacer).

Moverse de un lugar como Finlandia a California implica ciertos contrastes interesantes. El primer contraste es… ¡el tiempo!, menudo sol oigan, tras estos tres “otoños” de oscuridad y comienzo de mal tiempo, saltar a temperaturas de 20-25ºC tiene su aquel. Por otro lado, esta la cultura; sin duda Estados Unidos es un país que implica una gran mezcla de culturas y nacionalidades, no obstante lo de la bahía de San Francisco es de nota. La mezcla cultural que hay aquí es brutal, dependiendo del área hay momentos donde te planteas si estas en China o en la India. El otro gran contraste es pasar de tres años sin entender una palabra de lo que se habla a tu alrededor (bendito finés), a escuchar todo en un idioma que entiendes (sea inglés o español); esto hace que la integración en la sociedad sea mas llevadera. Es sorprendente la cantidad de hispanohablantes que hay en California, no solo de origen latino sino también americanos “nativos” que lo hablan. Las estadísticas citan entorno a un 35% de hispano hablantes en California,  y créanme ese % se nota en el día (algo que por cierto es bienvenido).

Pasar de un país como Finlandia —en el cual el transporte público es una de las piedras angulares de la sociedad— a un lugar como la bahía de San Francisco, donde el transporte público es sinónimo de “el tren que va a San Francisco” y el BART; tiene unas grandes implicaciones. La primera: la gente no anda. Todo el mundo se mueve en coche, absolutamente todo el mundo, no hay otra manera de desplazarse. Hay que añadir que la infraestructura de carreteras y autovías permite esto (además del precio del combustible); por otra parte debo decir que estoy bastante impresionado con lo bien / tranquilo / respetuoso que conduce la gente aquí. La segunda: mas te vale hacerte con un coche (aunque es cierto que es posible circular en Silicon Valley utilizando la bici hasta cierto punto).

Otra de las grandes diferencias culturales que se percibe al momento es la actitud de la gente. Es conocido por todos que la cultura americana implica el “small talk” (charla superficial), no obstante uno no se da cuenta de lo importante que es tal actividad para ellos hasta que lo experimenta en primera persona. Para alguien que viene en Finlandia (país en el que rara vez alguien desconocido te habla) supone un choque brutal. El “small talk” ocurre en cada sitio & momento, ya sea en el supermercado, ascensor, calle, etc. Es común que alguien que no conoces de nada te pregunte que tal tu día, cómo te encuentras o simplemente te bombardeé con superlativos, sin que tan siquiera conozcas el nombre de esa persona. En cualquier caso todo es adaptarse.

Finalmente, el mayor cambio que uno puede percibir (además del tiempo y la gente), es la comida. La calidad y variedad de la comida me recuerda a España cada día. Hay veces que estoy masticando y me pregunto ¿cómo es posible que tenga tanto sabor lo que estoy comiendo?; y es que hay que reconocer que a pesar de todo lo bueno que Finlandia me ha aportado, el paladar quedo atrofiado por aquellas tierras.

En conclusión, tanto en lo personal como en lo profesional no hay lugar para queja. Sin duda es una nueva etapa que ha costado lo suyo conseguir (aunque no cabe duda que ha merecido la pena). Como curiosidad la primera canción que sonó en la radio tras llegar al aeropuerto de San Francisco, fue “Hotel California” (The Eagles), aquí queda.

 

Written by Adrián Yanes

octubre 23rd, 2012 at 8:20 am

Leave a Reply